30 de junio de 2015

Reencuentro con las populares bajo los viaductos de Redondela

He vuelto! El domingo participé, más de una año después de mi última carrera popular, en la VIII Carreira Popular Concello de Redondela. Ya es la cuarta edición de esta carrera en la que participo, siendo una de mis carreras favoritas. Con sólo dos semanas de rodaje sabía que sus 6,4 kilómetros, a pesar de ser muy favorables con apenas un repecho destacable, tendrían que tomarse con calma y sosiego.

Cuanto tiempo sin ponerme un dorsal, ¿cómo se hacía?


Llegué a Redondela con bastante tiempo para recoger el dorsal y hacer un poco de Geocaching, una afición del último año de la que ya hablaré por aquí más en detalle ya que en cierta forma combina de muerte con esto del correr. Luego toco saludar a algunas caras conocidas y sorprendido por el mogollón de caras nuevas respecto a hace 18 meses. Se ve que el boom del running explotó mientras yo volvía a ser un vago. Tras unos 10 minutos de calentamiento ya volvía a estar en la salida de una popular, atrás de todo como a mi me gusta.

Allá se maten todos por salir cuanto antes, aquí se está la mar de bien.


Salir el último tiene sus ventajas. La principal, no te cebas con el ritmo con el que salen algunos y, mientras vas adelantando a los pocos que son más lentos que tu, dejas que el ritmo se incremente gradualmente. De este modo el primer kilómetro, antes del paso por línea de meta para completar la vuelta pequeña, se saldó en 5:45, lo cual no estaba nada mal. El calor empezaba a apretar (unos 28º según datos de la estación meteoroloógica más cercana en O Viso, que serían unos 2 grados menos en la zona de carrera) pero para mi fue bastante llevadero. Me había hidratado bien los días previos y no pensaba hacer una carrera exigente, así que no habría problema. Tras el paso por línea de meta para completar la vuelta pequeña (me gusta este tipo de vueltas y pasar por salida/meta donde la gente anima incesantemente) me fijé en una corredora del Maisqueauga (que viendo en la clasificación se llama Pilar) que había estado adelantando como yo y que parecía llevar un ritmo adecuado, así que la tome de referencia. Esa cosa tan trivial es, para mi, una de las decisiones más delicadas en una carrera. Si te equivocas con la referencia te puede reventar en 500 metros antes de que te des cuenta. En este caso la referencia fue buena y seguimos a la par toda la carrera a un ritmo bastante constante de unos 5:30/km adelantando grupos de atletas. Sólo en el repecho del km 2,5 yo me fui un poco por delante. A partir del km 3 el recorrido es bastante favorable y era fácil mantener el ritmo estable. Yo no iba a tope pero tampoco tenía ganas de probarme más, el objetivo era disfrutar y acabar sin dolores ni molestias. Ya en el último kilómetro tocó apretar un poco más, ponerse a 5 min/km y entrar en meta con la satisfacción de haber disfrutado un gran recorrido a buen ritmo y sin sufrir.

Mi paso (el de naranja, en el medio) al acabar la vuelta pequeña. (Foto de Manuel Lolito)


Un abundante avituallamiento post-carrera con agua, isotónicas, pizza, fruta, empanada, muesli, etc... para recuperar parte de las fuerzas utilizadas. Mis resultados oficiales arrojan un ritmo de 5:24/km, que si bien eran lo de menos hoy, son bastante gratificantes ya que a pasar de estar un año y pico vagueando he podido hacer esta carrera en sólo 6 minutos más (1 min/km más) que en el 2013 y en un fantástico puesto 383 de 463. Aún tuve tiempo de ver llegar a los últimos antes de irme a duchar y dar por concluida mi festiva mañana de domingo. Ahora toca planificar el verano para que este regreso a las zapatillas no se quede aquí. Pero sobre eso ya os iré contando más adelante.



Enlaces útiles:
Recorrido
Resultados carrera absoluta.
Discusión en el foro de CorrerEnGalicia