23 de octubre de 2013

Lugares para correr: Parque de Castrelos, Vigo

Con esta entrada espero empezar una serie de guías útiles sobre sitios en los que me gusta correr. Obviamente la mayoría serán por Vigo, pero si os quedan cerca espero que os anime a visitarlos y a hacer kilómetros en ellos. Además espero retomar la actividad en el blog después de 5 meses sin dar señales de vida.


Y que mejor sitio para empezar que el epicentro del atletismo vigués (y si me descuido gallego): el Parque de Castrelos. Por sus sendas han entrenado grandes campeones y olímpicos de la talla de Alejandro Gómez, Carlos Pérez, Julia Vaquero, Estela Estevez o Jose Carlos Adán entre otros. Además es muy frecuente ver a atletas de clubes tan destacados como el Comesaña Sporting Club o el Real Club Celta de Vigo.




Pero no sólo de la élite se puebla el parque, ya que es el lugar de encuentro de cientos (si no miles) de corredores populares de la ciudad que acaban convergiendo en su circuito recientemente reformado. Incluso un club de atletismo popular, el Castrelos 20:30, se forjó entre un grupo de corredores que se juntaban allí a entrenar, pues eso, a las 20:30 horas. Y es que sobre todo a última hora de la tarde cuando más corredores, de todas las condiciones, se juntan a dar vueltas al circuito de running, a alguna de sus variantes, o bien utilizan unas rectas para hacer series o alguna de las 2 cuestas para entrenamientos más específicos.

Mi historia con Castrelos es especial, ya que hasta hace unos meses vivía a 400 metros del parque, y cuando en 2011 el vago se puso a correr, lo empezó a hacer por Castrelos. Este circuito ha visto más de la mitad de los kilómetros que llevo en mis piernas. Mis grandes retos siempre los preparé en Castrelos. Era muy cómodo, en 3 minutos estaba de vuelta en casa duchándome. Ahora, que vivo en el otro extremo de Vigo, añoro esa facilidad para ir a Castrelos.

El circuito de running


Panel que describe el circuito de Castrelos, tras la última reforma.


El circuito de running "oficial", perfectamente marcado con postes hectométicos, tiene una longitud (aproximada) de un kilómetro partiendo desde el puente peatonal que cruza el río Lagares. A este circuito se le conoce como "la vuelta pequeña" y en realidad es bastante menos usado que el conocido como "la vuelta grande" que rodeando el gran parque infantil proporciona 200 metros adicionales. Ambos circuitos son totalmente llanos sobre una superficie de tierra prensada y gravilla que esperemos que con la última reforma haya ganado resistencia a las lluvias. Esta reforma ha cambiado la fisionomía del circuito entre los metros 500 y 900 de la vuelta pequeña. Si bien antes tras una recta paralela al río se torcía a la izquierda para rodear los antiguos viveros (ahora parque biosaludable con aparatos para hacer ejercicios) y luego serpenteando entre árboles se volvía a la orilla del río, ahora el circuito sigue paralelo al río.

Ahora el circuito sigue paralelo al rio
Los postes hectométricos marcan el circuito pequeño, pero son de ayuda para el grande si tenemos en cuenta que este son 200 metros más, por lo tanto en cada vuelta cumpliremos el kilómetro 200 metros antes:
km 1 - Poste de 800m en la primera vuelta.
km 2 - Poste de 600m en la segunda vuelta.
km 3 - Poste de 400m en la tercera vuelta.
km 4 - Poste de 200m en la cuarta vuelta.
km 5 - A la altura (más o menos) de la segunda fuente de agua del parque infantil, en la quinta vuelta.
km 6 - Poste de 10000m al cumplir la sexta vuelta.
y así sucesivamente. Por ejemplo, para hacer 10 km has de dar 8 vueltas (9400 m) y seguir hasta el poste de 200 m. (que en realidad son 600 m)


El circuito "pequeño" tiene postes marcando
 cada 100 metros del recorrido.
Existe otra variante, que rodea el parque infantil y allí sube una corta cuesta de 80 metros para rodear el anfiteatro y tras un largo y ligero descenso (a través de una senda más irregular) conecta de nuevo sobre la mitad de la vuelta pequeña para hacer un total de 1200 metros y pico. Esta variante es ideal si quieres añadir un poco de desnivel en las vueltas.


Mapa de la vuelta grande con algunos puntos de interés. Ignorar el perfil, que no es nada preciso en este caso.


Tanto esa cuesta de 80 metros, como una de unos 250 metros que hay al lado de la fuente (un agua fresquísima!), son escenario habitual de corredores practicando sus entrenamientos de cuestas. Pero cuidado, con la lluvia se forman unos surcos que pueden ser peligrosos.


Esta es la recta de entrenamiento, unos 100 metros

Ventajas de correr en Castrelos


  • Versatilidad. Puedes combinar los diferentes circuitos, hacer cuestas, rectas, series medidas, diferentes ejercicios....
  • Terreno. Quizá no sea el mejor de todos los terrenos posibles, pero es una buena superficie para correr en comparación con otras que puedes encontrar cerca.
  • Ambiente. La multitud de corredores (a veces parece que estás en una popular) crea un ambiente inigualable. 
  • Expansibilidad. Es fácil combinar el circuito de Castrelos con otros recorridos, como es el caso del paseo del Lagares (ya hablaremos en otra ocasión de esto).
  • Aprendizaje. El hecho de ver a tantos corredores algo siempre aprendes. El puente es un sitio ideal para ver como hacer estiramientos. Además el que continuamente te adelanten corredores te enseña a no cebarte en el ritmo de otros y dejarles marchar sin inmutarte.
  • Aire limpio. Castrelos es uno de los grandes pulmones verdes de Vigo, y aunque la polvareda que se forma y la cercanía de importantes vías de comunicación enrarecen algo el ambiente, no dejas de estar en un gran parque.
  • Servicios. Tres fuentes de agua en 1200 metros, WC públicos a la entrada del parque, zona para aparcar relativamente fácil.

Es difícil ir a Castrelos y no encontrarte a gente corriendo.

Inconvenientes de correr en Castrelos


  • Paseantes. Aunque se supone que el circuito de running es exclusivo para correr, Castrelos no deja de ser un parque para el esparcimiento. Por ello en muchas ocasiones, con buen tiempo, el circuito se llena de parejas paseando, familias, bicicletas, perros, pelotas que pueden complicar la práctica de nuestro deporte o ponernos en peligro a nosotros o a los demás usuarios del parque.
  • Humedad. Es un parque al lado de un río. En invierno se nota mucho.
  • Desperfectos. La lluvia generalmente destrozaba el circuito, al menos antes de la reforma de este verano, y el mantenimiento no era muy rápido, con lo que a veces en invierno te encontrabas con el circuito casi impracticable. Esperemos que eso sea cosa del pasado.
  • Vueltas y vueltas. Yo personalmente no lo veo un inconveniente (al contrario, creo que es algo que fortalece psicológicamente) pero se que a la mayoría no le suelen gustar los circuitos que dan vueltas. Yo llegué a hacer una tirada larga de 24 km en este circuito (20 vueltas) así que tampoco es para tanto.
  • El Lagares. Lo que tienen los ríos es que a veces, si llueve mucho mucho, se desbordan.


El Lagares no es un gran río, pero es un compañero ideal durante la mitad del circuito, salvo en invierno.

En resumen, Castrelos es un lugar ideal para correr, ya seas atleta de élite, un popular consumado, un alevín o un curioso que se acaba de comprar unas zapatillas en el Decathlon y quiere estrenarse. Castrelos es como Nueva York, ves de todo. Aunque las instalaciones son mejorables, me cuesta imaginar un circuito a la altura de este dentro de la ciudad de Vigo, tanto por posibilidades como por ambiente.


En el parque biosaludable disponemos de algunos aparatos para ejercicios y estiramientos
Espero que esta entrada os haya animado a descubrir en vuestras propias piernas el parque de Castrelos, si es que no lo conocíais. Al resto, supongo que algo me habré dejado en el tintero, podéis usar los comentarios para añadir, criticar o matizar lo que aquí he expuesto.

Junto al puente, el "km 0" y una marquesina para resguardarse.

A todos, nos vemos en el puente de Castrelos!