21 de febrero de 2012

El día que "le perdí el respeto" a la media maratón

Lo que son las cosas. Hace un año, cuando empecé en esto de correr, la preparación de mi primera media maratón lo era todo. Un respeto absoluto a esos 21 km "y un poquito" y pensando si sería capaz de acabar o no. Ayer, un año después, creo que ya se puede decir que le he perdido el respeto a la distancia por que mi participación en la I Media Maratón Viña Costeira ha sido con poco descanso y aún encima disfrazado de..... Blancanieves! con falda larga y todo. Una absoluta locura. Sin embargo todo ha salido bien, mucho mejor de lo esperado.

Mi indumentaria para correr la media..... (Foto cortesía de Pili Alvariño)

Tener una carrera el domingo de entroido (carnaval) no es buena idea. La noche anterior es tradición salir de fiesta y este año no podía ser menos. De todos modos pudo ser peor ya que volvimos a casa sobre las 3. A las 8.30 ya estábamos de camino a Ribadavia, a donde llegamos con un frío intenso (4º marcaba el coche). A las 10 salieron los participantes de la andaina (caminata) paralela, en la que participaba Marina. A mi aún me quedaba una hora. En el coche me pienso por última vez si ponerme el disfraz o no, y al final me lo pongo por que había bastantes participantes disfrazados. Obviamente había pensado en un sistema que hiciese que la falda me molestase lo menos posible, y con unos imperdibles la subí un poco por lugares estratégicos para asegurarme que no se enganchara.
Sin duda había muchas miradas de escepticismo dirigidas hacia mi a medida que me acercaba a la salida. "Esa falda te va a dar problemas para correr", "valiente", "a ver cuanto duras" eran algunas de las cosas que oía. Pero vamos, de perdidos al rio y allí estábamos para correr.

Con puntualidad absoluta salimos para cubrir la distancia homologada. El primer tramo de carrera era bastante favorable picando hacia abajo hasta el km 9, en Leiro. Salí sin reservar nada, a buen ritmo. Pasé el 10000 en 47:12 lo cual es una buena marca para mi, y aún quedaba más de la mitad. Sabía que iba demasiado fuerte. Me tomé el gel Powerbar que tenía que probar y seguí manteniendo el ritmo hasta el km 15. Ahí cambió todo, empezaba el retorno por lo que habían sido los 5 primeros kilómetros favorables, que ahora no lo eran. Y se hizo duro. Al principio aguanté bastante bien, pero la sucesión de dos repechos me fundió y los últimos 2500 metros se hicieron bastante duros.

En plena carrera, al llegar al km 14, todavía con fuerzas.
(Foto cedida por JillY, usuario de correrengalicia.org)

Al final un crono neto de 1:42:34 (1:43:20 oficiales, puesto 395 de 569) que no está nada mal teniendo en cuenta las circunstancias. Ese tiempo supone un ritmo de 4:54 el km. Me había planteado tomar esta prueba como referencia del ritmo objetivo a hacer en la maratón sumándole unos 25 segundos. Así pues pienso buscar el ritmo objetivo para A Coruña 42 en 5:20, lo que significaría acabar en 3h45'.
Bueno, volvamos al día de ayer. Tras acabar y tomar un pequeño refrigerio, tocó esperar a que Marina acabase sus 17 km de andaina y luego una ducha. Por cierto, destacar las duchas de campaña habilitadas, todo un lujo. Tras eso una rápida visita guiada a las instalaciones de Viña Costeira para acabar con unos pinchitos y los sorteos de los regalos que ponían el broche final a una carrera excelentemente organizada y con un ambiente excepcional (como podéis comprobar en esta galería).

Aquí os dejo, para despedirme, el vídeo de la entrada de Blancanieves en meta:




Mi valoración (subjetiva) de esta carrera: 9.4
  • Recorrido: 9
  • Organización: 10
  • Ambiente: 10
  • Meteo: 10
  • Sensaciones: 8